El increíble sistema ideado en Japón para aparcar las bicicletas

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Basta con depositarla sobre la plataforma y dar un paso atrás. Este aparcamiento subterráneo para bicicletas construido en Japón cuenta con un sistema robotizado que ahorra espacio
Estacionamiento para bicicletas

En un país de superficie reducida y población elevada como es Japón, cualquier sistema que ayude a ahorrar espacio es bienvenido. Es en el país nipón donde han triunfado los aparcamientos en los que, a falta de superficie, los coches se ordenan en pisos superpuestos a los que llegan utilizando sistemas automáticos que recuerdan a una enorme máquina expendedora: el conductor deja el coche sobre una plataforma, entrega las llaves y el operario lo coloca en la plaza libre más cercana. Para recogerlo, el proceso se realiza a la inversa.

Pero en Japón son más habituales las bicicletas que los vehículos a motor, así que solo era cuestión de tiempo que alguien adaptase el sistema, creando enormes aparcamientos subterráneos en los que un sistema de plataformas mecánicas coloque y recupere las bicicletas cuando sus dueños las reclamen. Eso es precisamente ECO Cycle, un parking subterráneo robótico, desarrollado por la compañía Giken, con capacidad para acomodar unas 200 bicicletas sin ninguna intervención humana. Tiene la forma de un pozo de unos 11 metros de profundidad y a prueba de terremotos.

Al fabricante cuenta entre sus ventajas, además de la espacial, que estos parkings no estropean la estética de la ciudad, evitando las acumulaciones de bicicletas en los espacios acotados para este fin, así como que obstaculicen el paso por algunas zonas, especialmente aquellas pensadas para el paso de los servicios de emergencia en caso de necesidad. Añade también que tanto el coste como el tiempo de construirlos son limitados.

Una de estas construcciones se encuentra ya cerca de la estación de metro de Shinagawa, en Tokio. Para utilizarlo, el usuario solo tiene que colocar la bici en una plataforma que la atrapa y desciende hacia la zona de almacenamiento, en un proceso que dura en total unos ocho segundos.

Lo cierto es que el sistema no es nuevo, puesto que lleva varios años utilizándose y perfeccionándose. De hecho, ya en 2008 un programa japonés se hacía eco de este sistema. Periódicamente vuelve a aparecer en los medios, debido a lo espectacular e ingenioso de una solución que viene a resolver un problema de movilidad urbana en una de las ciudades más grandes y pobladas del mundo.

Deja un comentario

comentarios

You may also like...